domingo, 17 de noviembre de 2013

Kilimanjaro

La cumbre se vislumbra como una dama coqueta y tímida a cada rato a nuestra izquierda, mientras la cordillera a la derecha del sendero se pierde unos metros mas abajo entre selva tropical,areniza volcánica y nubes. Porteadores cargados como mulas marchan para no hacer tarde, el campamento ha de estar montado antes de la llegada de los turistas que como si fuesen de otro planeta solicitaran agua caliente para asearse, te y palomitas de maíz. Todos ellos transportando sillas y mesas, utensilios de cocina, tiendas de acampada o hasta incluso huevos crudos sobre sus cabezas que van jugando bailando una bella canción a modo de equilibristas a mas de 4 mil metros de altura. El trafico puede llegar a ser intenso, pero raramente entorpece la maravilla de lo que se experimenta constantemente paso a paso a traves de su ruta, la ruta Machame. Desde Moshi hasta la cima nos separan 5 días de trekking en los que poder evadirse del mundo, contemplar la extraordinaria naturaleza y subsistir sucio, cansado, hipoxico y muy muy orgulloso.

Eliakim, nuestro ayudante de guía, se gira y nos pregunta: "Jambo Bwana, mambo poa?"…a lo que respondemos " Poa, pole pole….asante!!!" mientras continuamos el camino.

Llevamos años soñando con estos momentos, un deseo que se esta haciendo realidad paso a paso. 10 años de relación se lo merecen, y aunque a medía tarde las nubes nos atrapan y cae algo de lluvia los días son buenos y nos acompañan para la ocasión. El frío es inevitable, incluso se agradece…ya nos pegara el sol mas tarde!!!!

Por el camino Sasha y Andrey, nuestros nuevos amigos de por vida, caminan saltando y sonriendo. Con ellos compartimos lo mejor y lo peor, 8 duros días que nos unirán para siempre o nos separan hasta mas ver. Pero con ellos nos sentimos cómodos, nos divertimos, nos entendemos y nos enamoramos de su ser, un bello destino nos ha unido como eternos amigos…. aunque el propósito de el va mas haya que del mero hecho de coronar la montaña. En su maleta, bien custodiado, Andrey portea un pesado objeto de gran valor, un anillo símbolo de un futuro que ella aun desconoce!!!


Cada dia la llamada del mear nos despierta antes de que lo haga nuestro "camarero" con su sonriente good-morning. Momento para deshacerse del saco, vestirse con lo puesto, desayunar copiosamente (cafe-te-tortilla-fruta-cereales-galletas), soltar lastre intestinal e iniciar la marcha. La noche anterior ha sido buena…hemos logrado dormir, solo en tres ocasiones he tenido que salir del saco a orinar a bajo cero….pero la vía lactea es regalo suficiente para la retina y el helado frío se olvida al instante.




Uhuru Peak, el león durmiente. A 5985mts sobre el nivel del mar, meta del camino que tiene como día duro su coronación justo al alba. Salimos a las 24 horas de la noche para hacer cima a las 6:15, una serpenteante red de linternas y frontales marcan el camino por encima de nosotros de quienes han comenzado incluso antes la ultima ascensión. La altura es notable, ahora entiendo el porque de los jadeos en los documentales de alpinismo. Increible como el  paso del tiempo se hace corto en comparación con los kms, 6 horas de ruta para 4.5kms parece cosa fácil…pero saliendo a 4.600 mts de altura y teniendo que superar en esas horas algo menos de 1.300 mts de desnivel positivo lo justifican….

El sueño se cumple, medio ciega por visión borrosa Meri corona la cima, no ha sido fácil…nunca antes lo habia pasado tan bien y tan mal a la vez!!! El entorno es indescriptible pero la fuerza, el sufrimiento y la capacidad de superación que Meri ha demostrado en esta ultima etapa me supera…me emociono y lloro viendo como llega a lo mas alto de Africa.


1 comentario:

  1. me encanta....no etngo mas palabras...precioso..

    ResponderEliminar